Valencia con peques

El pasado puente de noviembre nos fuimos a Valencia con los peques. Estábamos buscando un plan con los primos y nos saltó esta oferta “Valencia con entradas a Bioparc”, así que para allá que nos fuimos.

Viernes…

Llegamos para la hora de comer, así que dejamos las maletas en el hotel y a ello que nos fuimos!

El hotel se llama Hotal Alaquás, no estaba en Valencia centro, estaba a 10min en coche, en Alacuás, y la verdad es que nos desencantó un poco, tuvimos algún percance con el aire acondicionado, el baño no estaba del todo completo, había tres toallas y éramos cuatro, en fin, imagino que de ahí la oferta.

Después de comer nos fuimos directamente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Está muy chulo para pasear por allí con los peques, las niñas se quisieron subir en las barquitas, así que alquilamos una por 10 minutos.

A parte de las barcas hay muchas cosas para poder alquilar y hacer por allí, kayaks, bicicletas, tándems de cuatro, etc.

Sábado…

Nos despertamos, desayunamos, y nos fuimos directamente para Bioparc. En la oferta que cogimos nos incluía las entradas.

Os lo recomiendo muchísimo si vais con los peques, es alucinante la de animales que hay, el buen estado en el que están (digo esto, porque me han comentado que en muchos Zoológicos no suele ser así), y lo cerca que están. Casi puedes tocarlos!

Comimos allí mismo, hay varios puestecitos de bocadillos y “comida rápida” y aunque para ser sábado había bastante gente, conseguimos sentarnos relativamente rápido.

Domingo…

Nuestra idea era ir a la playa y dar una vuelta por Valencia antes de irnos, pero el día se despertó con muchísimo viento y cambiamos de plan, nos fuimos a Oceanogràfic! Y menos mal! Si vais a Valencia no os lo podéis perder!

Una vez más quedé sorprendida con todos los animales, lo cerquita que están y lo bien cuidados que se les ve. Algo que me gustó muchísimo fue el trato de todos los cuidadores hacia los animales, se notaba de lejos que les encanta su trabajo, y me pareció importantísimo para el bienestar de los animales.

Comimos allí, hay varios restaurantes, unos carísimos y otros no tanto, aunque ya os digo que baratos no son! Para no caer otra vez en la “comida rápida” fuimos a “self-service”, en el que pagabas por plato, y bueno, no estuvo mal del todo.

Se acabó lo que se daba…

El domingo sobre las 17h nos volvimos para casa, teníamos casi tres horas de distancia y al día siguiente había cole y trabajo.

En realidad estuvimos 2 días completos, y creo que es poco, no vimos nada de Valencia, pero es lo que tiene ir con tres peques, que hay que ir a su ritmo y los planes son exclusivamente pensados en ellos, así que tenemos pendiente volver, quizá más de cara al buen tiempo para visitar Valencia, la ciudad y sus playas que nos han dicho que la parte del paseo es preciosa y se come genial!

Sin comentarios

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.