Adiós pañal nocturno

Las peques tienen ahora 32 meses, y oficialmente llevamos casi 3 meses sin el último pañal que nos quedaba, el de la noche.

Ya os expliqué hace ya casi un año, como fue la retirada del pañal de día, en el post “Adiós pañal (primera fase)“.

No sé porque hemos tardado tanto desde que quitamos le pañal de día para sacar el de noche, quizá la pereza de que era invierno y todo lo que ello conlleva si hay algún escape, quizá que no las veíamos preparadas del todo al seguir haciendo algún pipí de vez en cuando por la noche, en fin, sea como sea, nos despedimos definitivamente del pañal y aquí os lo cuento!

Qué hemos necesitado…

Para la retirada del pañal nocturno nos hicimos con los protectores de usar y tirar que venden en los supermercados, y los protectores de cama que venden en IKEA, que no los compramos a propósito, ya que los teníamos de las cunas.

 

En realidad los protectores de usar y tirar no serían necesarios con el protector de cama impermeable, pero con tal de evitarnos sacar todas las sabanas cada vez que hubiera un escape (no sabíamos que no habría ninguno) optamos por esa opción.

Nuestra experiencia…

Creo que la mayoría de padres/madres estarán de acuerdo con nosotros, en que la retirada del pañal de noche es muchísimo más fácil que el de día, principalmente porque podemos influir mucho menos en el niño, o nada, al estar dormido.

Les retiramos el pañal de noche hace casi tres meses ya que era verano, les molestaba, y creíamos que era un buen momento.

Lucía llevaba ya muchísimas semanas sin hacerse pipí por la noche en el pañal, y Alma dependiendo del día, pero en general llevaba unas dos semanas (caca ya hacía muchos meses que no se hacía ninguna), así que decidimos sacarlo a ver que pasaba.

Y lo que pasó es que no se hicieron pipí ninguna de las dos, de hecho en estos tres meses solo ha habido un escape por parte de Lucía, y a su favor diré que se bebió una botellita entera de agua antes de dormir.

He leído que el momento ideal es cuando llevan bien, bien un par de semanas sin ningún pipí por la noche, así que acertamos.

Rutinas…

Cómo casi todo en la maternidad, con rutinas va mucho mejor, y lo que nosotros hacemos es pipí obligado justo antes de meterse en la cama, aunque haga 15 minutos que hayan ido al baño.

Y tengo que decir que nos ha funcionado, de hecho es que ni piden ir al baño, aguantan toda la noche que la media suele ser de unas 9 o 10 horas.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.