Vacaciones en Menorca

Ya estamos de vuelta, qué rápido ha pasado esa semana que llevaba tanto tiempo planeando y desando que llegara!

Estoy contenta, porque la hemos exprimido muchísimo, y la hemos disfrutado como nunca, pero que corta se nos ha hecho!

Así que ya desde la “normalidad” (no vuelvo a trabajar hasta septiembre), os cuento de forma detallada toda nuestra semana de vacaciones en Menorca!

Domingo, salimos de Barcelona…

El domingo nuestro barco salía a las 00h, como nosotros llevábamos coche teníamos que estar ahí una horita antes, llegamos sobre las 22:45h. Al llegar nos hicieron aparcar el coche en la fila donde estaban todos los demás y tuvimos que ir a las ventanillas a por las tarjetas de embarque (creo que si se hace por internet ese paso te lo ahorras).

Nosotros íbamos en butaca (cuando cogimos el viaje ya no quedaban camarotes). La noche fue bastante bien, Alma durmió del tirón en el cochecito y Lucía, durmió en una butaca con nosotros, se despertó alguna que otra vez, pero poca cosa.

Lunes, con calma…

A las 7h ya estábamos bajando el coche del barco en el puerto de Mahón (Transmediterranea ha cumplido los horarios perfectamente bien, tanto a la ida como a la vuelta).

Nuestro apartahotel Roc Lago Park estaba en Cala d’en Bosc, Ciutadella, así que teníamos unos 50min desde el puerto. A medio camino paramos a desayunar en un bar en la misma carretera , Panadería Díaz y ya probamos la primera ensaimada, por cierto deliciosa.

Llegamos al apartamento muy cansados, así que fuimos un rato a la piscina del hotel, comimos muy pronto (horario guiri total) y a las 13h estábamos haciendo la siesta para por la tarde empezar con nuestra ruta.

La primera playa a la que fuimos fue la playa de La Vall, estaba relativamente cerca del apartamento y tiene “fácil” acceso. Fue un acierto total. Por la hora que era, creo que fuimos sobre las 17:30h, pudimos aparcar en el parking más cercano y solo tuvimos unos 5minutos caminando hasta llegar a la playa.

Sobre las 19:30h nos fuimos al Faro de Punta Nati, estaba bastante cerca y así aprovechábamos para ver la puesta de sol. Aquí os recomiendo que vayáis con algo de tiempo ya que desde el parking hay 900m hasta llegar al faro, se hace rápido, pero al estar cansados de todo el día, nosotros decidimos hacer ese trozo en cochecito. Al llegar al faro vimos que para ir a la parte de rocas y poder sentarte a ver bien el atardecer hay que pasar por un hueco pequeño por el que no pasa el carro, lo dejamos, como otros papás a la entrada del faro, da un poco de respeto ya que estuvo una hora allí, sin vigilar, pero confiamos en que no pasaría nada, y así fue.

De allí nos fuimos al Puerto Cala d’en Bosch, que estaba justo debajo de los apartamentos, cenamos algo y nos subimos a dormir.

Martes, pilas cargadas…

El martes, ya un poco más descansados nos dirigimos a cala Galdana, es una playa muy familiar, muy comercial y con muchos servicios, de hecho es la única playa que hemos visitado que tiene ducha a su salida. Es una playa de muy fácil acceso y con dos restaurantes casi en la misma arena, servicio de hamacas y sombrillas, en fin, puedes ir sin nada, que allí lo encuentras todo. Otra cosa muy importante, el parking, está a 2min caminando de la playa y el acceso es buenísimo por si tenéis que llevar cochecito.

Por la tarde, nos fuimos al apartamento, nos duchamos, nos pusimos bien guapos y nos dirigimos hacía Binibeca Vell. Vaya pueblo bonito!

Es un pueblo muy pequeño, de calles y casas blancas preciosas, de verdad que si vais a Menorca tenéis que pasar por allí. Solo tiene una calle “comercial” en la que hay unos 5 o 6 restaurantes. Nosotros cenamos en el Restaurante Sa Musclera, y lo recomendamos muchísimo, relación precio, calidad, cantidad, perfecto. Si vais a ir reservar antes porque se pone a tope a partir de las 20h!

Miércoles, una experiencia inolvidable…

El miércoles teníamos otros planes, pero nos llamó un amigo por si queríamos ir en un barquito y para Fornells que nos fuimos.

Un amigo suyo tiene una empresa de barcos (no hace falta titulación para poder alquilarlos), Llatina Boats, y alquilamos un barco por 4horas (es el horario cerrado que tienen).

Fue un desastre, yo no soy muy amiga del mar, mario era la primera vez que conducía un barquito, cada vez que nos pasaba un barco o moto cerca yo creía que íbamos a volcar, me vi en medio del mar con dos niñas pequeñas y me entró el pánico. Las niñas detectaron mi miedo y les empezó a entrar a ellas también, las dos no me soltaban de la mano, así que a las 2horas decidimos volver.

Los chicos fueron muy amables y nos trataron genial. Estoy segura de que si yo no hubiera tenido miedo, a ellas les habría encantado, ya que al principio todo iba genial, pero en fin, yo soy más de tierra firme.

El pueblo de Fornells, parecía muy bonito (y lo es, lo pudimos confirmar otro día), pero llevábamos tan mal cuerpo que nos fuimos para el apartamento a descansar y retomar nuestros planes por la tarde.

Por la tarde, y con algo de mejor humor, nos fuimos a Ciutadella, a la parte del centro, todo de calles antiguas, muy bonitas, y llenas de tiendas, nos quedamos hasta la noche, cenamos algo por allí y dimos una vueltecita.

Jueves, a madrugar se ha dicho…

Para ir a una de las míticas playas, cala turqueta, macarella o macarelleta (esta solo se puede ir en bus), son saura, mitjana o mitjaneta, hay que madrugar muchísimo, ya que sino cierran sus parkings y solo puedes acceder a ellas caminando (y sin cochecito), y la verdad es que una caminata de 45/50 minutos con niñas no es lo más recomendable.

El jueves nos despertamos a las 7:30h, me parece que ya suficiente para estar de vacaciones, pues bien, a las 8:20h todas las playas llenas menor la de playa de Son Saura (hay unos paneles en la carretera que te informan de la disponibilidad de acceso a los parkings), así que a esa fuimos, y ahora entiendo el porque son tan famosas, sin duda fue la mejor playa en la que estuvimos toda la semana, no cubría un color precioso, arena completamente blanca… vaya, que para no ser yo muy de mar me quedé enamorada y hubiera estado allí todo el día.

Nos fuimos sobre las 12:30h, lo cierto es que mucha gente hacía eso, al madrugar mucho se iban antes de comer, pero los parkings a partir de las 8:30h siempre llenos.

Por la tarde fuimos a dar una vuelta con un trenecito turístico y de casualidad pasamos por delante del Far D’artrutx que nos dejó alucinados, parecía sacado de cualquier anuncio de Estrella Damm, así que cuando bajamos del trenecito nos subimos corriendo al coche y para allí que nos fuimos a ver la puesta de sol y cenar algo, ya que se puede cenar en el mismo faro. Un lugar precioso, con ambiente muy de las islas y los trabajadores alucinante lo que llegan a correr para llegar a todo.

Viernes, ultimo día en la isla…

Por la mañana nos fuimos hacía Playa Cala Mesquida, ya que nos habían dicho que era muy bonita y muchos me habías recomendado un lugar muy bonito donde comer allí cerca.

El acceso a la playa es genial, se aparca bastante bien y si queréis podéis acceder con el cochecito. Por ponerle una pega a la playa, diré que era bastante profunda, a las niñas les gusta tocar con los pies en el suelo y se van moviendo como pececillos,  y en esta playa, a la que das dos pasos ya cubre como un metro. A parte de esto una playa preciosa y también muy recomendable!

Para comer reservamos (con dos días de antelación), en el mítico restaurante Cap Roig, tiene unas vistas espectacularmente bonitas, y si reserváis para comer sobre las 13:15h (genial para horario infantil), suelen tener mesas en primera línea. Nosotros pedimos unos entrantes y una paella para comer, y la relación calidad-precio está bastante bien, si nos fijamos en el sitio privilegiado en el que estamos comiendo.

Después de comer (las niñas hicieron una siestecita en el coche), nos fuimos a la Playa Es Grau, el parking está muy cerquita, como a 2 minutos caminando y el acceso es genial para ir con los niños. En el mismo parking hay un chiringuito de zumos de frutas Zumeria Es Grau que os recomiendo muchísimo para ir a la playa bien hidratados!

La playa Es Grau, es como una piscina pero con arena, no hay ni una solo ola, tiene muy poca prfunidad y el agua está más bien tirando a calentita. No es de las que más nos gustó, pero está muy bien para los peques! En la misma playa hay un restaurante/cafetería.

Para terminar de exprimir nuestro ultimo día en la isla, nos fuimos a dar un paseo y cenar en Fornells, el día que fuimos por la mañana fue tan desastroso (por la barquita), que no nos queríamos ir sin visitarlo bien.

Menos mal que volvimos, es un pueblo pescador súper bonito. Si vais tenéis que comer o cenar en el Restaurante Sa Xerxa, es un restaurante súper bonito, todos los camareros de 10, en especial un chico andaluz muy jovencito que nos sirvió y toda la comida espectacular!

Sábado, se acabó lo que se daba…

El sábado acababan nuestras vacaciones, de camino al Puerto de Mahón paramos en Can Pons para traer a la familia (y para nosotros) unos embutidos y ensaimadas, todo buenísimo!

Nuestro barco salía a las 12h rumo a Barcelona, así que como en el anterior, teníamos que estar una hora antes para embarcar con el coche.

Esta vez el viaje era de día, así que cuando cogimos los billetes miramos que el barco fuera el Volcán de Tinamar, ya que tiene piscina y animación y así asegurábamos un viaje un poco más ameno para las peques.

Fin…

Y hasta aquí nuestras vacaciones en Menorca! Las hemos disfrutado muchísimo, y sin duda, algún día volveremos!

P.D.: A los que os vais a pasar unos días allí, os recomiendo muchísimo esta lista de reproducción de Spoty “Estrella Damm #mediteràniament” para que os vayáis ambientando!

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.