Salir solas y no morir en el intento

Salir sola con ellas y no morir en el intento, no es tarea fácil, por eso he decidido contaros mi experiencia y mis sensaciones desde que empecé a hacerlo hasta ahora!

Cuando empezaron a caminar…

Las niñas empezaron a caminar alrededor de los 12 meses, desde que pusieron los pies en el suelo dijeron que en el carro fueramos nosotros.

Al principio podía medio “engañarlas” con algo de comida o juguetes para que no pidieran bajar, pero a los pocos meses ese sistema dejó de funcionar.

Siempre necesitaba de un acompañante (en mi perfil de IG tenéis una foto donde lo comentaba) para salir con ellas ya que siempre pedían bajar, así que tiraba de mi hermano, tía, padres o amigas para poder salir cuando Mario no estaba.

Eso me hacía sentir mal, dependiente, me planteaba si jamás podría salir sola con mis hijas, y era una sensación que no me gustaba nada.

Las primeras veces…

A los pocos meses me armé de valor (creo que ellas tenían 18meses) y decidí salir con ellas sola, en un horario poco transitado (horario de colegio y trabajo) a un espacio controlado, y por espacio controlado me refiero a un parque que está todo vallado y los columpios son totalmente accesibles para ellas (escaleras anchas y bajitas, tobogán pequeño…).

Fue una experiencia de lo más gratificante! Estuvimos una hora y media, las tres solas en el parque. Os confieso que la primera media hora yo era un infarto con patas, pero al ver que la cosa iba bien, me fui relajando y pasamos un rato genial.

Poco a poco…

Estuve varias semanas yendo a un par de parques así con las dos yo sola, hasta que un día decidí dar un paso más (ellas tendrían unos 20meses). Teníamos que ir a recoger a Mario y tenía dos opciones, esperar en el coche a que él llegara, o salir las tres e ir caminando por la calle hasta donde el estaba. Escogí la segunda!

Esta vez estaba mucho más nerviosa que cuando fuimos al parque, ahora el espacio era completamente abierto, con muchas más distracciones, hora muy transitada, mucha gente, muchos coches…

Así que cuando salimos del parking, mi única frase fue “chicas la manita a la mama” en un tono amable pero contundente!

Cada vez que veía que se querían soltar les volvía a repetir “en la calle, la manita a la mama”, quizá lo repetí unas 10 veces en tan solo cinco calles que nos separaban de nuestro destino, pero ellas iban la mar de contentas y yo también al ver que lo habíamos conseguido!

Un poco más de libertad…

Poco a poco veía que ellas respondían bien, así que empecé a darles un poco más de libertad, y cuando veían niños o algo que les llamara la atención dejaba que se soltaran de la mano y se alejaran uno metros de mi, pocos.

Al fin y al cabo, en mi cabeza pensaba, si se van, yo corro más, si se va cada una para un lado voy a la primera la cojo como un saco de patatas, y a por la otra y lo mismo. Son dos niñas, tengo dos brazos. Ese era mi pensamiento, simple, pero bueno para tranquilizarme cada vez que el corazón se me iba a salir por la boca.

Y ahora…

Ahora ya es algo normal salir las tres solas de casa, de hecho nunca llevo el carrito, me molesta más para poder controlarlas, y si tuviera que salir corriendo detrás de ellas, el cochecito iba a quedar por ahí.

Normalmente vamos las tres de la mano, pero cuando es un sitio peatonal que sé que no pasan coches las dejo a su aire, y en cuanto yo digo “chicas paramos”, “Alma esperamos a la tata”, “Lucía stop”, hay que frenar en seco.

En todo este tiempo que hace que salimos solas solo ha habido un incidente, hace 2 semanas, estábamos en un parque abierto (sin vallas) y salieron corriendo en direcciones opuestas sin hacer caso a lo que yo les decía, así que fui corriendo a por la que estaba más lejos (siempre había pensado que iría primero a por la que estaba más cerca), luego a por la otra, y me las llevé a casa, explicandoles que como no me habían hecho caso no teníamos que ir de allí. Os puedo asegurar que lo entendieron.

Otra cosa importante es que cuando vamos las tres solas no las cojo en brazos. Muchas veces, cuando vamos con Mario la mayor parte del tiempo las llevamos cogidas, ellas piden brazos y bueno, pues las cogemos, pero si vamos las tres nunca llevo a ninguna en brazos (a no ser que se haya caído o haya pasado algo fuera de lo normal).

Por mi experiencia…

Como en cualquier cosa, es muy importante la actitud con la que salimos con ellos a la calle. Cuando voy con ellas, aunque a veces cueste, intento invadirme de pensamiento positivo e intento no pensar en rabietas, huidas, ni malos comportamientos!

Quizá alguien que esté leyendo esto pensará que es absurdo o exagerado, algo tan sencillo como salir con tus hijos al parque o a pasear!

Pero os aseguro que para muchas que vamos con dos de la misma edad y tan pequeñitos es un tema que preocupa bastante, y se opta por no salir de casa o salir solo con acompañante adulto.

Así que después de mi experiencia, os animo a todos a ir probando en espacios controlado para vosotros (cada uno se sentirá más cómodo en unos sitio que otros), y veréis como al final lo conseguís!

10 Comentarios
  • Mayte Martinez
    Publicado a las 11:14h, 10 mayo Responder

    Gracias por la experiencia, las mías aun tienen 9 meses… pero solo de pensarlo ya me entra un mal!!! ERES UNA SUPER MAMÁ!

    • Nadine
      Publicado a las 14:44h, 10 mayo Responder

      Muchísimas gracias! Ya verás como al final no es tanto! Paciencia y poco a poco!
      Un abrazo!

  • Alejandra mosnich
    Publicado a las 17:57h, 10 mayo Responder

    Te admiro!! Seguiré tu consejo… Siempre me planteo lo mismo y no me atrevo y optó por encerrarme con ellos, creo que ya es momento de atreverse y cojerlos como saco de papa si es necesario. 😊, ¿y usas mochilas con arnés o nunca lo intentaste?

    • Nadine
      Publicado a las 12:49h, 11 mayo Responder

      yo hacía lo mismso, hasta que me cansé de sentirme dependiente de alguien… poco a poco, y verás como la cosa no va tan mal…
      Yo no uso nada, aunque al principio cuando me planteaba salir sola con ellas pensé en comprar el arnés!

  • Silvia Andueza
    Publicado a las 22:39h, 10 mayo Responder

    Hola soy la hermana de Johanna y me comentó que viera un enlace muy interesante, y la verdad me ha sido de una gran ayuda leerte. Tengo dos nenas mellizas de 1 añito, una rubia y otra morena como las tuyas y son bastante trastos, y al igual que a ti, me preocupa salir sola con ellas. Aún no andan pero están a puntito, ya que cogidas de las dos manos si lo hacen. Sinceramente me ha servido mucho tu experiencia. Te veré por Instagram. Un saludo guapa.

    • Nadine
      Publicado a las 12:51h, 11 mayo Responder

      Si, me dijo que te pasaría el enlace! Al principio, cuando empiezan a caminar yo siempre iba acompañada, hasta que no se dominaban bien cada una sola caminando no empecé a probar! Un saludo!

  • Celeste
    Publicado a las 11:08h, 14 mayo Responder

    Hola amiga! Yo solo tengo uno y te leo por gusto y a pesar de que no soy de leer los consejos de nadie, me apetece escribirte para decirte que eres muy divertida y que me encantan tus frases de: infarto con patas. Que eres más apañá que las pesetas y que es normal que seas una super mamá porque te ha parido otra super mamá! ♥️

    • Nadine
      Publicado a las 07:38h, 16 mayo Responder

      Aishhh amiga, muchas gracias! ya lo sé ya, he tenido un buen ejemplo a seguir, que haría yo sin ella!!!!
      Gracias bonita!

  • Mama_demellizosx2
    Publicado a las 16:51h, 18 junio Responder

    Cómo me identifico contigo, no salgo de casa sola con mis mellizos de 18 meses si no es al parque vallado …quiero ir al trabajo de su padre a darle una sorpresa, quiero poder coger el cocysin miedo a uqe detrás les entren rabietas,quiero tener libertad, gracias a tu experiencia y tus pensamientos positivos voy a hacer exactamente lo mismo que tú ,.gracias por todo

    • Nadine
      Publicado a las 07:47h, 19 junio Responder

      poco a poco, paciencia, de verdad y verás como lo consigues! Ves ampliando cada vez un poquito más y verás que en dos días vas sola con ellos! ánimo bonita!

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.