La difícil tarea de escoger Escuela Infantil

Estamos en época de puertas abiertas, en el próximo mes de mayo se abren las preinscripciones a les escuelas infantiles, al menos aquí en Cataluña, y como para nosotros fue una tarea muy, pero que muy difícil, os quería contar un poco nuestra experiencia a la hora de escoger escuela infantil para las peques.

Queríamos que fueran a una escuela en el pueblo donde nosotros vivimos, aquí hay 12 escuelas infantiles (entre públicas y privadas), vimos 10, con la décima nos quedamos, no vimos las otras dos, estábamos convencidos de era la mejor elección.

Os recomiendo que si podéis os presentéis por sorpresa en las escuelas (no en la hora de comer/siesta), ya que si os dejan pasar, podréis ver casi al 100% la realidad de lo que se vive allí, es muy distinto ver las escuelas en pleno funcionamiento que vacías.

Lo que buscábamos…

Cuando empezamos a buscar escuelas infantiles buscábamos unas instalaciones espaciosas, con luz natural, con patio exterior, con un mínimo de higiene (guiaros por vuestro olfato, literalmente, el olor de las escuelas infantiles dice mucho de ellas).

Buscábamos un lugar en el que ellas quisieran estar, en el que jugaran, aprendieran, pero sobretodo que se divirtieran. Son muy pequeñas, así que queríamos las responsabilidades justas para ellas. En resumen, un lugar donde aprendieran jugando.

Un lugar donde la metodología se basara en la experiencia, en el tocar, oler, ver, degustar…

Queríamos un lugar donde los educadores fueran un poco nosotros cuando nosotros no estábamos, que las trataran con cariño, con amor, que les pusieran límites en el caso de ser necesario, que las hicieran sentir como en casa (esta parte de los educadores es muy subjetiva, y por más que vayas a un par de entrevistas, hasta que no pasan las semanas no sabes como va a ir la cosa).

Lo que muchas veces encontramos…

Alucinada me quedé con muchas de las respuestas de algunos directores de escuelas infantiles, se supone que ellos tienen que “venderte” esa plaza, en nuestro caso dos, pues varios dejaban mucho que desear.

A modo de anécdota, aquí tenéis algunas de sus explicaciones, vamos a llamarles graciosas:

“aquí lo que hacemos es guardar a los niños desde que los dejáis hasta que los recogéis”

“suelen pasarse todo el día en el patio por que es donde más entretenidos (=menos molestan) están”

“trabajamos todo con fichas, si algún día faltan por estar enfermos se las llevan a casa y las recuperáis, así se van acostumbrando al ritmo del cole (niños de 12 meses).”

Dejando de lado los directores, también encontramos instalaciones a mi parecer muy pésimas, oscuras, todas de luz artificial, sin espacios exteriores, sucias, con olor a “veterinario” (parecerá raro, pero los veterinarios tienen un olor característico que yo no había olido nunca en otro sitio hasta que no empecé a pasearme por las escuelas infantiles).

Nos encontramos niños desatendidos, así, como lo leéis, con tal de atendernos a nosotros les dejaban en el comedor sentados en tronas llorando durante muchos minutos. Yo les decía que yo no tenía prisa (estaba de excedencia), y me decían, “no te preocupes, si no les pasa nada”, obviamente me fui de allí corriendo!

Lo que pensábamos que habíamos encontrado…

La escuela infantil que escogimos, tiene todo lo que buscábamos desde un inicio. Unas aulas grandes, con mucha luz natural, es una escuela abierta (puedes entrar a recoger a los niños hasta dentro por que no hay puertas que lo separen), un jardín enorme, su metodología se basa en la experimentación, un sinfín de actividades diferentes para cada día, las educadoras son unas estupendas profesionales, la escuela está siempre súper limpia y os prometo que no huele ni a caca, ni vómito, ni comida, en ningún momento del día!

Se trata de una escuela privada, que no por eso quiere decir más cara, de hecho nuestra escuela es de las más econòmicas (cosa que nos enteramos al final ya que no nos importaba el precio con tal de que las niñas estuvieran bien). Pero si es es verdad, que al ser privada tiene muchísima flexibilidad en cuanto a horarios, necesidades y urgencias, que si las ubieramos llevado a una pública.

Os pongo un ejemplo para que os hagáis una idea, en las públicas (al menos aquí) si no los quieres dejar a comer tienes que recogerlos entre 12h y12:30h máximo, y en nuestra escuela las niñas al principio no se quedaban y aunque el horario era el mismo que en la pública, son mucho más flexibles y yo las recogia a las 13.15h sin ningún problema. Y como con esto con muchas otras cosas.

Lo que encontramos de verdad…

Después de muchas visitas, muchos centros y personas diferentes, dimos con la que creíamos que era la mejor, por aquel entonces lo creíamos, ahora puedo confirmarlo de que al menos para nosotros es la mejor.

Pensábamos que habíamos encontrado todo lo que buscábamos, pero estábamos equivocados, con esta escuela hemos encontrado mucho más, hemos encontrado una pequeña familia que quiere a nuestras hijas como si fueran suyas, que las tratan con más cariño y amor del que yo jamás hubiera imaginado, y que les ponen límites de forma coherente y consensuado con nosotros siempre que tengan que hacerlo.

Alma y Lucía están muy contentas en el cole, adoran a todas las educadoras sin excepción ninguna (y eso que son muy distintas entre ellas), y eso es el resultado de un buen trabajo!

Como cosas extras, pero no menos importantes, os diré que de forma consentida por todos los padres de la escuela, a diario nos envían fotos y vídeos para que veamos a nuestros hijos, y os puedo asegurar que eso tranquiliza mucho. Cuando llegamos a recogerlas nos quedamos charlando con las profesoras un rato donde nos explican como ha ido el día, y podemos quedarnos todo el rato que queramos. No las recogemos en la puerta, ya que no hay puertas, entramos hasta dentro, y se puede ver todo lo que hay, la transparencia es total, y eso garantiza la confianza de los padres en ellas.

Mi consejo…

Buscar, buscar, buscar hasta que estéis completamente convencidos de que es el lugar adecuado para vosotros. Pensar que vuestros hijos van a pasar muchas horas ahí sin vosotros, así que la calidad de los espacio, personas y método creo que es fundamental para una buena elección.

 

1 Comentario
  • Adaptación a la Escuela Infantil | Papas de Mellizas
    Publicado a las 21:06h, 03 septiembre Responder

    […] También creo que lo más importante es hacer una buena elección de la escuela donde los vamos a llevar, de hecho ya os escribí sobre esto en el post “la difícil tarea de escoger escuela infantil“. […]

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.