LAS ESTAS MALACOSTUMBRANDO

Si lo tienes todo el día en brazos se va a acostumbrar!

Si llora y vas corriendo se va a acostumbrar!

Si se despierta y te llama no acudas a él tan rápido, se va a acostumbrar!

No te lo metas en la cama que se va a acostumbrar!

Cuántas veces habéis oído a vuestra madre, suegra, vecina o desconocida deciros este tipo de cosas?! Seguro que muchísimas!

Y hablo en femenino, ya que suelen ser las mujeres (en esto los hombres suelen ser más prudentes, al menos en mi caso), sobretodo de una edad superior a las madres a las que dirigen este tipo de frases, las que se atreven a hacer este tipo de afirmaciones.

Acostumbrarse a qué?

Si es tan malo tenerles en brazos, entonces por que esas personas que dan ese tipo de consejos se matan por coger al bebé? Con ellos no se malacostumbra?

Yo siempre me he preguntado, acostumbrarse a qué?

A que su madre o padre acudan a ellos cuando tienen un problema, cuando algo les angustia o no saben como solucionar, y la única manera de expresarlo es llorando o quejándose?!

Acostumbrarse a qué? A que sus padres les quieran, les den amor y calor? Pues por supuesto que sí!

Quiero que se acostumbren a eso, y que sepan que nunca les va a faltar.

Quiero que se acostumbren a pedir lo que necesitan, al principio será llorando, o quejándose, y poco a poco su manera de expresarse cambiará.

Lo que tengo claro es que NO quiero que se acostumbren a NO PEDIR o NO EXPRESAR sus necesidades!

Nuestra experiencia…

Como la mayoría de padres nosotros también tuvimos que escuchar en muchísimas ocasiones (y seguimos escuchando) este tipo de recomendaciones, de las que por cierto, jamás hicimos/hacemos caso a ninguna, nos habrá salido mejor o peor, pero siempre hemos seguido nuestro instinto y eso es lo más importante, hacerlo todo lo bien que podemos y sabemos.

Recuerdo que cuando nacieron las niñas, los 15días que nos pasamos en el hospital, las enfermeras nos recomendaron que las tuviéramos pegaditas a nuestra piel el máximo de tiempo posible, y así lo hicimos, no solo esos días, sino siempre que hemos podido.

Os quiero contar algo, desde bien pequeña, Alma siempre ha estado más pegada a mí, y Lucía a su padre. De hecho, cuando eran muy pequeñas, Alma pocas veces quería estar con alguien que no fuéramos su padre o yo, pero principalmente conmigo.

Os podéis imaginar las opiniones varias respecto a eso verdad?! Esa niña tiene mamitis, la estás malacostumbrando, no te la vas a despegar nunca, nunca querrá ir con nadie que no seas tú…

Pues os tengo que decir que Alma es una niña de lo más sociable, y puestos a comparar (y mira que no me gusta comparar entre ellas, aunque a veces es inevitable), lo es bastante más que su hermana, y eso que Lucía se iba con casi todo el mundo (tampoco entiendo porque un niño tiene que irse con todo el mundo) cuando era mucho más pequeña.

Con esta comparación que os quiero decir? Que cada niñ@ es diferente, cada uno tiene sus necesidades, y que los padres tenemos que estar ahí para cuando y como ellos lo necesiten, como todo en esta vida son etapas, y quizá necesitan sentirse más arropados en diferentes momentos de su vida.

Cogerlos mucho!

Así que si os tuviera que dar un consejo, os diría que los cogieras mucho, tanto como ellos o vosotros lo necesitéis (aunque para mí nunca es suficiente), porque llegará un día en que no quieran que los cojamos, llegará un día que no querrán dormir con nosotros, llegará un día en que no querrán todas esas cosas que algún día tanto echaremos de menos.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.