Vuelta al trabajo

Excedencia…

Antes de quedarme embarazada tenia claro que en cuanto tuviera un bebé me cogería una excedencia de entre 6 y 12 meses más de lo que nos toca a las madres por maternidad (tiempo que a mi parecer es absurdamente corto).

No es que nos sobre el dinero precisamente, pero justo recibí un dinero que no esperábamos por la muerte de mi abuela y qué mejor que emplearlo en sus bisnietas que tanto me habría gustado que conociera.

Pasaron los 12 meses y 18 semanas (cuando tienes dos bebés de golpe te tocan dos semanas más, todo un regalazo! – léase con ironía), y me tuve que incorporar de nuevo a mi vida laboral, aquella que había dejado hacía casi dos años (me dieron la baja cuando estaba embrazada de 4meses).

Me reduje la jornada, en mi puesto de trabajo el horario son 8h partidas, por lo que salgo de casa a las 8:30 y llegaría a las 20:30h como pronto.

Mi intención es no tener más hijos, y lo único que no vuelve en esta vida es el tiempo, así que decidimos que nos apretaríamos el cinturón y que trabajaría solo de mañana para por las tardes poder estar con ellas.

Sentimientos encontrados…

Si os soy sincera no pensé en la vuelta al trabajo hasta justo dos semanas antes.

Sabía que tenía a las niñas bien ubicadas cuando me tuviera que incorporar (mi madre se cogió vacaciones para quedarse con ellas), así que fue algo que no me preocupó hasta el último momento.

Los días antes hubo un poco de todo, a ratos (pocos), sobretodo cuando las niñas estaban muy quejicas, pensaba en lo bien que me iría desconectar esas horitas que estaríamos separadas.

Aunque si os soy sincera, la mayor parte del día estaba nerviosa, no quería volver a trabajar, no entendía porque tenía que despegarme de mis bebés (ya no eran tan bebés). No lo entendía e incluso lloraba enfadada conmigo misma por tener que volver a trabajar, así que las que os incorporáis muchos meses antes de lo que yo lo hice, porque queréis o porque no hay otro remedio, os admiro profundamente.  

El primer día…

Y llegó el día, me desperté bastante antes de que sonara el despertador, imagino que por los nervios, y os tengo que decir que me fui bastante tranquila y contenta al trabajo.

Las cuatro horas se me pasaron volando, a penas me dio tiempo a pensar en ellas.

Al llegar a casa, las niñas estaban mejor que bien, no hay mejor canguro que mi madre, así que todo perfecto!

Mi incorporación real…

Os tengo que confesar que para mi la vuelta a al trabajo fue muy progresiva, trabajé dos semanas en julio, luego tuve todo el mes de agosto de vacaciones, y ya en septiembre me incorporé de todas todas.

Y gracias a esta progresión pudimos llevarlo tan bien tanto ellas, como yo!

Septiembre fue diferente, las peques empezaban la escuela infantil, Mario se encargaba de dejarlas en el cole y yo me iba a trabajar ya que entro antes que él.

Aquí si que sufrimos bien mi incorporación al trabajo!

La adaptación de las niñas a la escuela infantil fue bastante difícil (prometo un post explicándooslo detalladamente) y la situación era muy dura para todos.

Mario lo pasaba fatal cuando las dejaba, yo me sentía fatal porque sabía que lo estaban pasando mal y yo estaba trabajando… en fin…

Fueron tres meses muy complicados, pero más que por mi vuelta al trabajo, por ellas.

En realidad yo estoy bien en mi trabajo, no me desagrada lo que hago y sé que es bueno para mi y sobretodo para mi cabeza despegarme de ellas ni que sea 4 o 5 horas al día, así que cuando ellas se adaptaron a la escuela, todo fue genial, tan genial que desde hace unas semanas las dejo un par de horas más para tener algo de tiempo para mí (que no sea trabajar).

No me gusta llamarlo suerte…

Aunque no me guste llamarlo suerte (creo que deberían cambiar muchas cosas en esta sociedad para poder conciliar la familia con el trabajo), soy consciente de que soy muy afortunada, tanto por haber podido pedir una excedencia y disfrutar de ellas durante casi 17 meses, 24 horas al día y por poder haber reducido mi jornada laborar y así pasar mis tardes con ellas.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.