Escapada rural en familia!

Salir con niños a pasar unos días fuera es complicado, y si encima son dos bichitos como estos ya ni os cuento.

Como muchos ya sabéis este pasado puente de noviembre hemos estado en Vilars Rurals, concretamente el de Cardona, esta cadena tiene tres hoteles, escogimos este, ya que al mirarlo con poco tiempo (unas dos semanas de antelación) no había más opción. Uno de los días hicimos una excursión teatralizada a las Minas de sal.

Así que os cuento nuestra experiencia…

Estos hoteles rurales están enfocados completamente a los niños/familias. Durante todo el día hay actividades programadas, aunque considero que Alma y Lucía son un poco pequeñas (21 meses) para algunas actividades.

Os dejo aquí un ejemplo de las actividades que se hacían los tres días que nosotros estuvimos allí.

A parte de las actividades programadas el complejo rural ofrece unas instalaciones con unos exteriores geniales para pasar el día con los peques!

La parte de huerto y animales, aunque las actividades son a primera hora de la mañana se pueden visitar a lo largo de todo el día, de hecho, en la actividad de la mañana de darles de comer a los animales, hay tantísima gente que casi ni los ves.

En la parte exterior también hay una zona muy bien conservada de columpios tanto para los niños más grandes como para los más pequeños.

Tienen piscina cubierta y climatizada! Así que no os olvidéis los bañadores como nos pasó a nosotros, por suerte un bazar asiático del pueblo fue nuestra salvación y pasamos una tarde genial!

(Disculpen la calidad de la foto, pero es que lo pasamos tan bien que se nos olvidó hacer fotos).

 

También hay una sala de juegos para los más pequeños, es bastante pequeña, pero para pasar un ratito por la tarde está bien. Tiene una parte de suelo y pared acolchada, tubos, pelotas de goma, escalera de goma, etc. Otra parte de mesas y sillas como un pequeño rincón de lectura lleno de libros. Creo que en esta sala no pueden entrar niños mucho más mayores de tres años, o al menos los que había allí cuando nosotros estuvimos todos eran de la edad de Alma y Lucía o más pequeños.

Nosotros escogimos la habitación confort con acceso al jardín, creo que había solo una diferencia de cinco euros entre la que tenía acceso al jardín y la que no lo tenía, y aunque por el frío no salimos a jugar al jardín, para mi gusto es mucho más agradable con salida al jardín que solo con ventana. En general las prestaciones de la habitación muy bien. Ellos consideran bebés hasta los dos años, así que nos pusieron dos cunas (que no utilizamos), y una bañera pequeña en el lavabo que normalmente nosotros ya no usamos en casa, pero allí les ha hecho mucha gracia utilizar.

Algo que a mi parecer no acaba de estar bien organizado es el tema de las comidas, nosotros escogimos media pensión, así que nos entraba desayuno y cena. Al llegar la recepcionista nos dio a escoger dos horarios ya que el aforo del hotel estaba completo, primer turno (8:15h-20:15h) o segundo turno (9:15h-21:15h), en principio para agilizar las comidas, pero los turnos no se respetaban demasiado, es decir, si tenías el turno de las 9:15-21:15h que es el que nosotros escogimos, hasta que no acaba la gente del primero no te van dejando entrar, así que nunca sabes a que hora vas a cenar, a nosotros el primer día nos dieron las 22h, que en realidad no pasa nada porque estás de vacaciones, pero creo que deberían de buscar otro sistema más productivo.

Desayuno, comida y cena son buffet libre y la verdad es que son bastante variados, ensaladas, pasta, cremas, sopas, arroz, carnes, pescados, helados, fruta, yogures… la calidad no era estupenda pero no estaba mal para dos días que estuvimos.

La merienda de los peques también se incluye en el precio, y es lo único que no es buffet, les dan a escoger entre fruta, yougures, y rebanadas de pan con embutido, acompañado de zumos.

Una de las actividades que te ofrecen en el Vilar Rural de Cardona, es que cuando contratas la estancia, poder contratar también una visita teatralizada a las Minas de Sal de Cardona, los cuatro nos costó 18e (los menores de 2años creo que no pagan).

Al principio yo no estaba muy convencida, es una visita de una hora, las niñas son muy pequeñas, y pensaba que no lo iban a aguantar y que para nosotros iba a ser aburrido. Todo lo contrario! Nos encantó la visita, y las peques la aguantaron perfectamente bien (solo tuvimos que salir a hacer un pipí a mitad de recorrido)!

La visita ofrecida por Projecte Alquímia de UDUREA TEATRE, al ser teatralizada, fue muy divertida, entretenida, y sobretodo muy fácil de entender todo lo que explicaban. Está claro que nuestras peques no entendieron nada de todo lo que contaba nuestra guía (por cierto, una chica encantadora y muy divertida que lo hizo todo muy dinámico), pero Alma sobretodo, estaba fascinada con ella, con su forma de explicar las cosas y no le sacó el ojo de encima en toda la visita. Y Mario y yo aprendimos muchísimas cosas.

Así que aunque no estaba nada convencida cuando lo contraté, os recomiendo muchísimo que contratéis la visita si vais por allí.

Hasta aquí nuestra escapada rural en familia, la verdad es que es un sitio muy tranquilo, familiar y al que os recomiendo mucho ir si estáis pensando en hacer algo con los peques!

Sin comentarios

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad