Hora de Comer!

Sobre la alimentación de las peques, desde que nacieron, nos hemos ido adaptando en función de sus y nuestras necesidades, siempre consultándolo con nuestra pediatra.

Empezamos con la alimentación complementaria sobre los cinco meses y medio, con la dichosa papilla de frutas. Les hacíamos una papilla triturando el zumo de una naranja, media pera, media manzana, y medio plátano para cada una.

El primer día les hizo gracia, se la comieron entera, recuerdo que llegó mi padre a casa y se quedó alucinado al ver los platos vacíos.

Ese entusiasmo duró poco, tan poco como que al siguiente día ya me decían que la papilla para mí. Probamos de todo, de triturar dos o tres frutas en vez de todas a la vez, más cantidad, menos, probó a darles todo el mundo la papilla, y nada de nada, solo se la comían (y no toda) cuando mi madre se ponía detrás nuestro a hacerles su gran espectáculo de cante y baile.

Al ser los primeros alimentos que les dábamos yo me ponía muy nerviosa, quería que se lo acabaran todo, que la comieran cada día… y hay que relajarse amig@s, os lo digo por experiencia, si un día comen bien, y sino pues también (al menos en nuestro caso, que las niñas estaban sanas y bien alimentadas)!

Como consejo, que nosotros no hicimos pero nuestra prima se lo hacía a nuestro primito pequeño y me pareció muy buena idea, os recomendaría que si queréis darles triturado empecéis por frutas por separado, es decir, un día plátano solo, otro día pera sola, al siguiente manzana, y luego si les gusta ir mezclando frutas, o si queréis seguir por separado cada día una diferente para que coman variado y listos, quizá lo que no les gustaba a las mías, y a mucho otros niños, es la mezcla de todas juntas!

Un mes duró la cosa, lágrimas, desespero, y mucha paciencia durante ese tiempo, hasta que decidí empezar con la fruta a trozos o BLW, fue nuestra salvación!

No sé si sería porque les encantaba ponerse pringando desde los pies hasta el pelo, porque podían diferenciar texturas, olores… vaya que creo que para ellas era un juego, pero fue lo mejor que pudimos hacer, desde aquel momento las niñas siempre han comido todo tipo de fruta, hay algunas que les gusta más y otras menos, pero comen muy variado, eso sí, siempre a trozos, nada de triturado.

Al poco tiempo, sobre los seis meses y medio empezamos con la verdura, hacía varias verduras al vapor para triturarlas y dejaba algunas sin triturar para que las probaran y manipularan a su gusto.

Con la verdura nunca hemos tenido problema, salvo que, y aquí va otro consejo, si queréis dar trozos y triturado, primero los trozos y luego el triturado, porque yo al principio lo hacía al revés, y Lucía me vomitó alguna vez al quedársele algún trozo atravesado, y toda la papilla fuera.

Consejo que me dio una amiga educadora infantil, y que siempre he tenido presente, es no alarmarnos, gritar, hacer movimientos bruscos, o meter los dedos en la boca directamente cuando veamos que se van a atragantar, hay que dejarles unos segundos de reacción para que aprendan a gestionar el atragantamiento, que no ahogo. Los gritos pueden hacer que los niños se asusten, aspiren con más fuerza para dentro y entonces si que se les pase para atrás el alimento pudiendo provocar algo que habría sacado el niño con tan solo toser.

Esta educadora me explicó que en una formación a la que asistió de primeros auxilios en bebés, les explicaron que solo un 1% de los atragantamientos acaban en ahogo, por lo que cuando los bebés notan que se atragantan tosen, y de la misma tos el trozo sale.

Esta información puedo confirmarla del todo, ya que con dos bebés comiendo trozos desde hace un año y medio os puedo decir que Alma nunca se ha atragantado, ni vomitado, y Lucía que le cuesta un poco más gestionar los alimentos, solo vomitó tres veces cuando tenía 8 o 9 meses. Pero nunca, ninguna de las dos se ha ahogado.

Sé que es fácil decirlo y difícil hacerlo, sobretodo para el resto de familiares que no entienden mucho este método, se ponen nerviosos y no quieren esperar. Os costará alguna bronca con ellos, pero al fin y al cabo quién conoce mejor que nadie a vuestro hijos sois vosotros y quién decide qué comen y como lo comen también.

Si que es verdad que yo siempre les he dado alimentos que se puedan deshacer, es importante evitar la manzana, zanahoria cruda, frutos secos, etc. ya que son alimentos duros que no se deshacen.

Cada pediatra os dirá lo suyo, pero nosotros por recomendación de la nuestra, empezamos con verduras solas, al tiempo introdujimos el pollo, luego la ternera, el pescado y por ultimo el huevo.

Si hay una premisa que siempre, siempre me he y les he repetido a los de mí alrededor para introducir algún alimento nuevo, ya sea frutas, verduras, o lo que sea, es:

UN ALIMENTO SOLO, EN DOS DÍAS NO DAR NINGUNO OTRO NUEVO, Y SIEMPRE SE LES TIENE QUE DAR A PROBAR ANTES DE LA TARDE POR SI HACE REACCIÓN QUE ESTÉN DESPIERTOS.

Con esto se les puede introducir prácticamente todo. En cuanto a las frutas muchos pediatras dicen que nos esperemos para las fresas, melocotón, kiwi, etc, hasta que tengan el año, pero nosotros haciéndolo así, cumpliendo esto, nos ha ido bien.

En cuanto al formato de cómo ofrecer los alimentos, nosotros al principio los ofrecíamos en forma de bastoncito, todos los alimentos cortados a tiritas largas y estrechas para que pudieran cogerlos bien ya que la pinza se desarrolla más tarde. A medida que pasa el tiempo, como padres ya lo vemos, quizá necesitan que cambiemos el formato, y nosotros empezamos a hacerles trocitos pequeños dependiendo de los alimentos.

No os preocupéis por si no tienen dientes, Alma va bastante lenta con el crecimiento de los dientes, hace tan solo una semana le salió su primera muela, y ha comido siempre de todo perfectamente sin dientes.

Los instrumentos para comer, nosotros les dejamos comer con las manos hasta bien, bien los 16meses, quizá lo alargamos demasiado, pero fue cuando nosotros las vimos preparadas para empezar a utilizar cubiertos. Aprendieron muy rápido, a día de hoy (solo han pasado 5meses), con 21meses lo comen todo solas con cubiertos, incluida la sopa, que suele ser una comida complicada para llegar del plato a la boca.

Ellas siempre han comido en trona (al principio la fruta triturada se la dábamos en la hamaca ya que no se mantenían del todo sentadas, los trozos ya en trona), en nuestra mesa y comíamos todos a la vez, pero desde que empezaron la escuela infantil, hemos intentado seguir su método, así que desde hace un mes comen y cenan en su mesita con sillitas pequeñas (mesa y dos sillas de IKEA 19€), y lo hacen solas, si se despistan las ayudamos, pero principalmente solas.

1 Comentario
  • Bolitas de pescado | Papas de Mellizas
    Publicado a las 09:23h, 17 mayo Responder

    […] las peques eran más pequeñas no ponían problema para ninguna comida, (podéis ver las fotos del post “hora de comer”) pero desde hace un tiempo para aquí, Alma sobretodo, dicen que NO a casi toda la fruta y a todo […]

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.