Agridulces sueños

Dormir… creo que es lo que más deseamos los padres primerizos, que llegue el día en que podamos dormir…

Si con un bebé ya es complicado, con dos se multiplica, y aunque parezca que no hayan roto un plato, si encima te tocan dos muñequitas inquietas como las nuestras, todavía más!

Es viable el colecho múltiple?

A nosotros nos salvó y nos salva la vida, ahora ya no duermen con nosotros toda la noche, pero raro es el día que de madrugada no tengamos que meter con nosotros a alguna de las dos.

Pero vayamos por partes…

Cuando nacieron las peques estuve dos días sin dormir con ellas, cada una estábamos en nuestra UCI correspondiente, cuando ya nos dejaron dormir a todos juntos en la habitación, las peques se pasaban todo el día en nuestra cama, nos recomendaron el piel con piel todo lo que pudiéramos al haber nacido prematuras, con poco peso, y con alguna dificultad respiratoria. Por la noche las poníamos en su cunita, ya que era térmica y así también controlábamos la saturación de oxígeno (como llegué a odiar esa maquinita y sus pitidos).

Al llegar a casa ni lo pensamos, directamente las metimos entre nosotros la primera noche, muy a pesar de todos aquellos que nos decían que las íbamos a aplastar, van a hacer 21meses y siguen vivitas y coleando!

Las niñas se despertaban cada hora, con suerte cada hora y media, y de forma intercalada, había que darles el biberón, cambiarlas, etc., así que montamos todo el chiringuito en nuestra habitación para que fuera todo lo más cómodo posible.

Durante el día, las horas que dormían lo hacían juntas en una minicuna que teníamos en comedor.

Estuvieron durmiendo en nuestra cama hasta los tres meses más o menos. A partir del tercer mes dormían las dos juntas en una cuna que montamos a mi lado de la cama, a modo cuna colecho (la típica de IKEA pero sin los barrotes por la parte de la cama).

Pasados los cuatro meses tuvimos que montar la segunda cuna, ya no cabían las dos en una, así que pusimos cada cuna a un lateral de la cama y cada noche uno se encargaba de una niña diferente. En esta época dejamos de darles biberones por la noche, ellas ya tenían el peso más que normal, y poco a poco nos iban dando algo de tregua por la noche, quizá se despertaban cada dos hora y media o tres.

Al poco nos mudamos de casa, y en la nueva habitación de matrimonio no cabían las dos “cunas colecho”, cada una a un lado de la cama, así que pusimos las dos a mi lado, una con barrotes y la otra sin, y cada noche cambiábamos a la niña que le tocaba dormir más cerca de mi. Esa época la recuerdo bastante mala, las niñas no se despertaban del todo, pero ese sexto sentido que aparece al ser madre no me dejaba descansar, cada vez que las niñas se giraban, se les caía el chupete, o simplemente cambiaba el ritmo de su respiración, yo me despertaba y miraba que estuvieran bien, no tenía miedo a que algo malo les pasara, solo quería evitar que se desvelaran, ya que cuando alguna vez había ocurrido, nos habíamos pasado un par de horas en vela esperando a que volvieran a dormirse, y diréis, pues si no lloraban podrías haber dormido y ellas ya se dormirían solas, pero no, mi sentido materno no dejaba dormirme hasta que ellas no estaban dormidas.

Al cumplir los 9meses las pasamos a su habitación, montamos sus cunitas por separado. Los dos primero meses fue genial, al no tenerlas tan cerca no las oía tanto y mi sexto sentido de madre no se activaba. Al poco la cosa empezó a empeorar, se despertaban muchísimo, quizá nos despertábamos unas 8 veces para cada una (Mario un día contó 17veces que nos habíamos tenido que levantar), se desvelaban y o las pasábamos a nuestra habitación o nos quedábamos allí con ellas, dándoles la mano hasta que se durmieran, en fin, fatal.

Con las cunas separadas estuvimos 5meses, al cumplir 14meses decidimos montarles una cuna de matrimonio, al principio también nos fue genial, pudimos descansar un mes en que solo se despertaban un par de veces cada una, pero la cosa solo duró 3meses, Alma necesitaba estar muy pegada a su hermana y a Lucía no le gustaba mucho tener a su hermana siempre encima de ella.

A los 17meses tuvimos que volver a montar las cunas de forma individual y así hasta el momento, tienen 21meses, se siguen despertando por las noches, de hecho desde que empezaron la escuela bastante más, y no hay noche que alguna de ellas sobre las 5 o 6 de la madrugada no se venga a dormir con nosotros.

Cómo se duermen las peques?

Los primeros meses las dormíamos meciéndolas en brazos y de pie, en cuanto te sentabas ellas notaban algo (no se bien el qué) y empezaban a llorar.

A medida que fueron creciendo, nuestra espalda iba empeorando, creo que estuvimos unos seis meses durmiéndolas de pie, así que decidimos cambiar el método, nos estirábamos los cuatro o uno de los dos con las dos niñas en la cama de matrimonio, y se acababan durmiendo, después de mucho rato, pero se dormían sin necesidad de cogerlas.

Cansados de que nos necesitaran para dormirse y tener que estar un par de horas estirados en la cama sin poder hacer nada más que esperar, probamos el mítico método Estivill, duramos un día y medio, nos pareció algo traumático y sin ningún sentido (esto es solo nuestra opinión).

Hablando con la pediatra nos recomendó Melamil (en mi IG @papasdemellizas tenéis en destacados un resumen sobre esto), así que cuando tenían 13 meses, empezamos por cuatro gotas media hora antes de dormir, y ahora ya estamos por 1gota antes de dormir. Eso si, el método seguimos con el mismo, nos estiramos con ellas en la cama de matrimonio y cuando están dormidas las pasamos a sus cunas. Ahora solo tardan media hora o 45min en dormirse y es un rato que pasamos juntos leyendo un libro, estando con ellas… en fin, nuestro momento en familia los cuatro sin hacer nada más que estar juntos.

 

5 Comentarios
  • Daniela Miranda
    Publicado a las 07:28h, 05 octubre Responder

    Me encanta este post! Yo soy futura mami de mellizas y una de las cosas que más me preocupa es el dormir. Que si las tengo que colocar juntas, que separadas mejor, y un sin fin de cosas que he leído y escuchado.

    Agradezco todo el trabajo que haces en cada post ya que es de mucha ayuda. Por cierto, tus nenas son un encanto.

    • Nadine
      Publicado a las 14:36h, 05 octubre Responder

      Muchísimas gracias! Me alegra que os ayude!
      Cada niño es un mundo, así que te tocará ir probando, pero ya verás que te apañas la mar de bien!
      Un beso enorme u enhorabuena por tu futura bimaternidad!💖

  • CaritoTorres
    Publicado a las 09:17h, 05 octubre Responder

    Es terrible, creo que lo más difícil de ser Padre Múltiple 😥 mi esposo y yo parecemos pandas… Lo malo con las mías es que no les gusta el colecho ni estar pegaditas a uno (nacieron de 37 semanas, de muy buen peso 2750,2700 así que como no tuvimos que cangurearlas creemos que es por eso), pasamos actualmente por los 9 meses.. Alisson duerme derecho pero nuestra pequeña Emma hace fiesta todas las noches y a veces con el escándalo nos despierta a Alisson y ahí morimos! Probamos de todo, juntas, separadas, en nuestro cuarto y actualmente duerme cada una en un cuarto diferente porque decidimos no seguir sacrificando a Ally y con Emma, nada… Mi esposo y yo por turnos y cruzar los dedos para que no se despierte tanto, a ver si algún día logramos dormir mínimo 8 horas! 🙏

    No me has dado mucha esperanza pero, me encanta tu intención de ayudar jajaja, saludos desde Colombia!

    • Nadine
      Publicado a las 14:35h, 05 octubre Responder

      Te tengo que decir que cuando empiezan a gatear y luego caminar, se cansan mucho más durante el día y empiezan a despertarse algo menos por la noche…😊

  • Adiós Chupete | Papas de Mellizas
    Publicado a las 09:57h, 10 enero Responder

    […] y se desvela en alguna ocasión, pero vaya, como estamos bastante acostumbrados a no dormir (véase el post sobre el sueño), imagino que será hasta que se acostumbre del […]

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad