Adiós pañal! (primera fase).

Hoy os traigo la primera fase de la operación pañal, y digo primera fase ya que las peques aún lo usan para la siesta (aunque no lo mojan nunca) y para dormir por la noche.

Empezaré por la edad, ya que ha sido tema de controversia en Instagram.

La edad en la que se le quita el pañal a un bebé creo que depende un poco de los padres y de los niños.

Si, quizá nuestras hijas eran un poco pequeñas, 19 meses, para empezar con la operación pañal, pero a la vista está que el resultado ha sido todo un éxito!

Vamos por partes, en la revisión de los 18 meses le pregunté a la pediatra, y ella me recomendó que a final de vacaciones probáramos ya que las niñas tendrían entre 19 y 20 meses, ella las veía muy espabiladas para la edad que tenían y así nos evitábamos tener que pasar por este proceso en invierno, por la incomodidad de todas las capas de ropa que llevarán.

Compramos dos orinales, en la tienda nos recomendaron estos ya que son bastante altos y así les es más fácil sentarse solas, todo un acierto.

Nuestro primer intento de quitar el pañal fue fallido, pero más bien creo que fue porque yo (que soy la que más tiempo pasa con ellas) no estaba preparada. Dudaba en si lo estaba haciendo bien (como dudo por todo como buena madre primeriza) por lo pequeñas que eran, me ponía muy nerviosa cuando se les escapaba, ellas lo notaban, y no sabían que me pasaba, aún se les escapaba más, les ponía el pañal, se lo quitaba… en fin un fracaso, así que decidí que volvíamos al pañal y guardé los orinales.

 

A las dos semanas, un día que las tenía sin pañal en el jardín, a Alma se le escapó el pis y decidí volver a sacar los orinales.

Esta vez decidí no estresarme y hacerlo convencida.

Al contrario de lo que dicen todas las recomendaciones sobre la operación pañal, estuve cuatro días donde en casa las tenía siempre sin pañal y para salir a la calle se lo ponía. Una tarde que íbamos a casa de la bisabuela me aventuré a llevar a Alma sin pañal (ir a una casa me parecía más fácil por la logística), y estando allí se lo quité a Lucía porque al ver a su hermana haciendo pis en el orinal ella tampoco quería pañal.

De ese jueves ya han pasado tres semanas y ha sido impresionante su reacción. A penas tienen escapes, lo piden siempre y muy importante, les da igual orinal que wc de los mayores.

El método infalible (al menos para nosotros) es no ponerse nervioso cuando se les escapa, no reñirlos, cuando se les escape llevarlos al orinal y decirles “pipi aquí” de buenas formas, y sobretodo y lo más importante, cada vez que hacen pipi o caca en el orinal o wc refuerzo positivo, es decir, una fiesta, aplausos, bravo, saltos y “muy bien”, ha sido nuestra mejor arma.

 

Muchas mamis me habían dicho que el tema de wc normal les solía dar algo de miedo, pero a ellas no, desde el primer día intercalamos wc y orinal, y de maravilla.

Otro temor, la caca, ahí si que las primeras veces Alma lo pasaba fatal, cuando se sentaba en el orinal lloraba porque no quería hacer caca ahí, y se esperaba a la noche o siesta a que le pusiera el pañal para hacerlo. Pero a los poco días yo me sentaba delante de ella, la abrazaba mientras apretaba y yo hacía como si apretara con ella (si, preciosa maternidad, todo maravilloso, hasta el hacer caca), y ya lo tenemos superado

Otra NO recomendación, que nosotros SI que hemos hecho ha sido empezar la operación pañal justo una semana antes de empezar la escuela infantil. Lo hablamos con sus profesoras y a ellas les pareció estupendo, de vez en cuando les preguntan por si se les olvida y listos!

(Al parecer van siempre juntas a hacer pipí, ya saben ellas donde están los orinales, hacen pipí, lo tiran, lo limpian y lo guardan).

 

En general nuestra primera fase de la operación pañal ha sido buena, es cierto que los primeros días, al ser dos a la vez la logística es un poco caótica, pero con organización y una buena mochila, no hay de qué preocuparse.

Nuestros imprescindibles para salir de casa:

-Protectores; Me recomendó una amiga que los pusiera en el carrito y la sillita del coche por si había algún escape que no filtrara. Así que la primera semana lo estuvimos usando, pero al ver que no se les escapaba ya se los hemos quitado.

-Orinal; Nosotros nos llevamos la parte interior de uno de los orinales que tenemos en casa por si tienen pis y no hay un baño cerca, ya que al principio no querían (ahora ya si) que las cogiéramos para hacer pis en alguna alcantarilla/árbol (yo no soy muy partidaria de esto, pero si hay una emergencia es lo más rápido).

-Reductor de WC plegable; fracaso total! Esto fue una compra rápida que hice el primer día (18€), al ver que no querían que las cogiéramos para no apoyar el culete en el wc público. Muy mono, muy pequeñito y muy bien recogidito, pero nos duró dos días en la maleta y lo tenemos nuevo, quizá nos sirva para cuando vayan solas al wc normal de casa.

-Braguitas; un buen cargamento de braguitas, tanto para salir a la calle (ropa de recambio también!) como para casa. A ellas pocas veces se les escapa, pero al limpiarlas bien al medio día después del pañal de la siesta también se las cambio, así que usamos muchas braguitas siendo dos a lo largo de la semana. Si las braguitas son de dibujitos que les guste mucho más fácil que se las pongan y se las dejen puestas!

 

 

Y hasta aquí nuestra experiencia sobre la operación pañal, si algo he aprendido de esto es que hay que confiar más en ell@s, tener paciencia, estar convencido y sobretodo mucho refuerzo positivo!

1 Comentario

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.