2 niñas, 2 partos!

Pues justo eso, dos niñas diferentes, dos partos diferentes, un parto vaginal y una cesárea, para qué iban a nacer igual si podían darle a mami el placer de experimentar las dos cosas a la vez?!

Semana 33+6:

Todo empezó la madrugada del 5 de Enero sobre las 4h, las noches ya eran bastante pesadas y dormir era misión casi imposible, bajé a beber un vaso de agua y en el espejo que había de camino a la cocina me vi de refilón y tuve que retroceder del susto que me pegué, tenía el cuello como hinchado, cierto es que cogí muchos quilos (hasta el mismo día que parí 23kg), y tenía mucha retención de líquidos, pero lo de mi cuello no era normal, aún así había ido unas 5 veces a urgencias en la última semana, y decidí esperar a la mañana siguiente para ver si bajaba.

Se me deshinchó un poco, pero aún así le envié un mensaje a una amiga enfermera que trabaja en el hospital donde me llevaban y me recomendó/obligó a ir de urgencias para que me examinaran. Suerte que le hice caso, Mario estaba de vacaciones, así que nos duchamos y para allí que nos fuimos. Me hicieron una analítica de orina y otra de sangre, en menos de una hora estábamos en la ambulancia camino al Hospital Sant Joan de Déu, con el diagnóstico de Síndrome de Hellp.

Cuando llegamos al Hospital me hicieron alguna pruebas más, y aunque la cosa era grave, mi diagnóstico real no era Síndrome de Hellp, sino preeclampsia grave atípica.

 

Me ingresarion en la UCOI, la UCI dedicada a la obstetricia que hay en el hospital, lo primero que hicieron fue ponerme una sonda para la orina (cuento esto, porque por mucho que había leído en pocos casos se cuenta esta parte y suele ser bastante molesta y desagradable), me conectaron a dos máquinas, estuve tres días monitorizada 24h al día para controlar la preeclampsia y medicada con Dexametasona para la maduración de los pulmones de la pequeñitas, con el fin de poder inducirme el parto y no poner más en riesgo mi vida.

Semana 34:

Sobre las 17:30h viene una comadrona y empezamos la inducción al parto, yo pensaba que la cosa acababa aquí, pero fue mucho más largo de lo que hubiera podido imaginar.

Me introduce una especie de tira/tampón, llamado Propess, de forma vaginal en el cuello del útero, es un fármaco que va liberando prostaglandinas, y sirve para madurar el útero, empecé a tener contracciones sobre las 22h, eran soportables, similares a un dolor de ovarios muy fuerte provocado por la regla, pero de momento soportables.

Las comadronas iban pasando, los dolores cada vez iban a más, pero como nunca sabes cuanto dolor puede aguantar tu cuerpo, yo siempre quería esperar un poco más. Hay cosas que tengo un poco borrosas de esa noche, llevábamos tres noches sin dormir, sumándole los dolores que tenía y no me extraña. Mario me dice que cree que en ocasiones deliraba, yo no lo recuerdo, solo recuerdo estar muy incómoda me en cualquier posición y dar vueltas alrededor de la cama en una habitación de como mucho 6m2, llena de máquinas y aparatos.

Semana 34+1:

5 de la madrugada, muy a mi pesar, ya que nos habían dicho que si me ponían la epidural se podía retrasar todo mucho más, llamamos a la comadrona, yo ya no aguantaba más, así que prepararon una sala de partos y avisaron al anestesista, aunque no os penséis que vino al momento.

Como solo estaba dilatada de 1cm decidimos esperar un poco más, pero esta vez fue muy poco más, no había ni pasado una hora que yo tenía muchos dolores, ganas de empujar (para las que no habéis parido, es lo más similar a tener muchísimas ganas de ir de vientre), así que entonces sí, al nada bajó la anestesista, me explicó como iba a ponerme la anestesia (en las clases preparto ya me lo habían explicado y ya había visto todo el instrumental que se usa).

Serían las 7:30h cuando me pusieron la epidural, concretamente fue anestesia peridural, que te duerme la parte inferior del cuerpo pero a la misma vez te permite colaborar. Fue muy rápido y casi indoloro si no fuera por las contracciones que no paran mientras estás en una posición un poco incómoda.

Sobre las 7:50h, las enfermeras tuvieron que traerle a Mario un zumito, se había mareado al ver como me ponían la anestesia!

Fuera bromas (aunque lo del zumo es real), a partir de aquí todo fue mucho mejor, al poco empezó a hacerme efecto la anestesia y hasta pude dormir 45min seguidos.

La tranquilidad duró poco, aunque no tenía el mismo dolor, seguía sintiendo esas ganas de apretar que no podía controlar, serían sobre las 10h, la comadrona me hizo empujar un par de veces y avisó a los ginecólogos (cuando es un parto de dos mínimo tiene que haber dos profesionales de cada para asistir el parto). Pasaron un par de veces, pero aún estaba poco dilatada.

Serían las 12:30 o 13h cuando volvieron a pasar los ginecólogos, venían tres, y ya estaba dilatada de 10cm, uno de ellos me hizo empujar para probar, y la prueba fue tan bien que tuvieron que ponerse las batas corriendo porque las niñas querían salir.

13:20h, solo hicieron falta tres empujones para que pudiera ver a Alma salir de entre mis piernas, me la mostraron en el aire, no podía cogerla, aún no había acabado mi tarea.

Fueron dos minutos los que me quedé embobada mirando a Alma, ella estaba a unos cinco metros de mi, junto a la enfermera, y Mario. Volví a mirar las caras de los tres ginecólogos que había entre mis piernas, vi que algo no iba bien, se dijeron cuatro cosas que no recuerdo, y uno de ellos metió su mano abierta hacía dentro de mí, empujando todo lo que podía para que Lucía no saliera, se subió conmigo en la camilla y me vi envuelta en una película de médicos de las que uno nunca quiere protagonizar. Seis personas empujaban mi camilla a toda prisa hacía el quirófano, el ginecólogo encima de mis piernas, y yo solo veía pasar los fluorescentes blancos del techo a la misma vez que me caían las lágrimas.

Lucía venía con prolapso de cordón, para que todos me entendáis, ocurre en menos de un 1% de los nacimientos y es cuando el cordón se queda atrapado entre el cuello del útero y el cuerpo del bebé una vez iniciado el parto, cuando el bebé baja, el cordón queda aplastado y puede no llegarle oxígeno al feto ocasionándole daños cerebrales permanentes.

Una vez llegamos al quirófano (fui sola, dejaban que viniera Mario, pero les pedí que se quedara con Alma), el anestesista, que estaba sentado al lado de mi cabeza me informó de que me iba a dormir, que me tenía que poner anestesia general, le rogué y le supliqué en medio minuto que no lo hiciera, no se como me hizo caso, pero me puso más dosis de epidural, me preguntó que si notaba la temperatura del líquido (claro que notaba que estaba fresquito, pero necesitaba oír y ver que Lucía estaba bien), le dije que no notaba ningún líquido, y dio la orden de “abrir”.

13:40h, Lucía salía de la brecha de mi barriga, no pude verla, pero si oírla, fue salir y a los pocos segundos escucharla llorar. Se fue directa a la incubadora, me la acercaron dos segundos a un par de metros de la camilla, pero entre las lagrimas, el dolor y los nervios, a penas la recuerdo, justo cuando se la llevaban y ya me estaban poniendo las grapas, Mario llegó al quirófano, no recuerdo si él pudo verla creo que se cruzaron unos segundos por el pasillo.

 

 

 

A partir de aquí no fue nada fácil, a mi me dieron el alta a la semana y a las niñas a los 15días. Un par de días en la UCI, varios días de incubadora, muchas gafas, tubos, sondas, medicación, lágrimas, etc.  Pero todo esto lo dejo para algún otro post en el que os explique mi experiencia del PostParto!

Después de mi experiencia, si un consejo puedo daros, es que no aguantéis los dolores, al menos yo no volvería a hacerlo, aguanté unas 11 horas de dolores muy fuertes, pensando que al poner la epidural todo se frenaría, y en mi caso fue todo lo contrario, quizá porque me relajé, quizá porque tenía que ser así, pero fue ponerme la epidural y en unas cuatro o cinco horas nacían las peques, con lo que si volviera atrás pediría la epidural mucho antes.

 

 

9 Comentarios
  • Cisneblue
    Publicado a las 08:12h, 07 septiembre Responder

    Vaya parto! La verdad es que es una experiencia que marca de por vida… Yo estuve 40 horas con la bolsa rota y de 41+3 semanas, dilatando hasta los 9 cm y acabando en cesárea… Por suerte, después de 12 días de ingreso pudimos ir a casa y todo perfecto, lo que más quiero de este mundo. Eres una súper mami Nadine!! 😊😊

    • Nadine
      Publicado a las 14:52h, 07 septiembre Responder

      Tú no te quedaste atrás, un parto duro también! Suerte que la recompensa es enorme!

  • Papas de Mellizas | Postparto
    Publicado a las 00:48h, 02 noviembre Responder

    […] much@s sabéis mi parto fue un parto inducido al final de las 33semanas, mi cuerpo no estaba preparado para parir, mi […]

  • Irene
    Publicado a las 11:41h, 01 diciembre Responder

    Diagnóstico de preeclapmsia grave, UCOI, mellizas prematuras, incubadoras…
    me suena TODO!!! Menos mal que mal de muchos consuelo de tontos!
    Gracias por compartir. No es facil… Lo sé!
    Pero el final feliz lo compensa todo!

    • Nadine
      Publicado a las 13:49h, 01 diciembre Responder

      Por supuesto, merece la pena y mucho!😊

  • Bebés prematuras, nada es como habíamos planeado. | Papas de Mellizas
    Publicado a las 00:19h, 04 enero Responder

    […] ya os conté en el post “2 niñas, 2 partos” tuvieron que ingresarnos antes de lo esperado por preeclampsia grave […]

  • La lactancia materna | Papas de Mellizas
    Publicado a las 18:05h, 01 febrero Responder

    […] me leéis habitualmente las niñas nacieron prematuras, para los nuevos lectores aquí os dejo el post sobre mi doble parto […]

  • Natalia Montero San Martín
    Publicado a las 05:40h, 16 octubre Responder

    Hola nadie . Estoy de 34 + 3 de Mellizas. Me van a programar una cesárea para la 35+ 1 por una colestasis intrahepatica y estoy muy asustada porque son pequeñas y para la semana 34 pesan poquito 1,700 y 1,600.
    Cuanto pesaron alma y lucia ?
    Felicidades por tu blog , es muy interesante leer todos tus post.
    Un abrazo .

    • Nadine
      Publicado a las 09:12h, 17 octubre Responder

      Hola guapa, pues ellas pesaron 1800 cada una. Sé que es muy fácil decirlo, pero confía en los profesionales que tienes al lado, ellos saben qué es lo mejor para las tres! Así que mucho ánimo y enhorabuena, que en breve conocerás a tus princesas! un abrazo!

Publicar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad